March 28, 2019

March 28, 2019

March 28, 2019

March 28, 2019

December 24, 2018

April 7, 2018

Please reload

Posts Recentes

Alger, toute blanche, ciel bleu, et pourtant, cette pesanteur, les hommes dans la rue, errent sans but, les femmes, rares, se pressent, la plupart en...

ALGER, NOVEMBRE 2013

December 24, 2018

1/1
Please reload

Posts Em Destaque

Una noche de pesadilla en el país de la muerte

March 15, 2019

Hoy tuve una pesadilla extraña. Tengo que contarles. No es que sea divertido, o por mi placer. No, siento, muy claramente, que debo contarles. Como si, de alguna manera, fuera una obligación moral.


Como todas las pesadillas, no recuerdo todo, porque es incoherente, a veces no tiene sentido. Así que he modificado un poco los hechos, si se puede hablar de hechos a propósito de una pesadilla. En resumen, traté de darle sentido a lo que, a veces no lo hacía. Espero que me perdonen esta libertad con mi vida nocturna inconsciente.


Estaba en un lugar verde, unas pocas colinas, un valle profundo donde quedaban algunas nieblas de la mañana, como las de Avalon, que hacían borroso el paisaje, un poco como cuando ponía vaselina en la lente de mi cámara para hacer el desenfoque más artístico.


El sol estaba empezando a salir y, no sé por qué, pero el calor que subía me hacía sentir como si estuviera yendo al infierno.


De repente, sin que nada viniera anunciarlo, estaba en medio de una multitud de personas, en realidad no una multitud en el sentido de una manifestación, sino al medio de una treintena de personas, lo que, para mi inconsciente nocturno, es mucho. No conocía a nadie. Había gente armada, de pistolas y otras armas más grandes, estilo R15, la versión civil del M16, aquella que mata con frecuencia en los Estados Unidos. Varias mujeres también. No, no se imaginen de inmediato que esto es un sueño erótico. No, eran muy "normales", de estas madres que se cruzan constantemente cuando están al supermercado, la cuarentena bien avanzada, la celulitis bien visible como sus rollitos, algunas más que otras. Todo este grupo comenzó a escalar la colina, yo siempre en el medio, preguntándome lo que estaba haciendo allí. Y lo que más me impactó en ese momento fue el silencio, unas pocas palabras, nada más, que no significaban nada. Y luego, la pendiente era empinada y lo que se escuchaba sobre todo eran los jadeos, de quienes se movían rápidamente. Yo luchaba por mantenerme en el ritmo. Comencé a sentir pánico por no poder seguir. Porque en esta pesadilla, lo que me daba miedo en ese momento era perderme o desaparecer.

 

No sé cuánto duró la escalada, el tiempo en sueños o pesadillas sigue siendo muy relativo, pero en un momento dado el grupo se detuvo. Había cintas amarillas con inscripciones: "Prohibido el paso - Escena del crimen". Y allí, sin que realmente me diera cuenta, el grupo se dividió en dos. El primero fue al otro lado de la cinta de la escena del crimen, el otro quedó congelado, como yo.

 


El primer grupo se desvistió, no, en realidad, se vistió. Algunos eran azules, otros blancos. Y a su alrededor, los que tenían armas rodearon a los grupos, como si tuvieran la tarea de protegerlos, incluso si parecían bastante relajados, algunos tenían paletas en la boca mientras tenían el dedo en el gatillo. de su R-15.


Había una fosa con unos cuerpos. Las mujeres comenzaron a reclamar, para ir a ver, pero un azul se lo impidió, diciendo que había el procedimiento, y luego el procedimiento, y nuevamente el procedimiento. Finalmente, aquella que parecía ser la lideresa logró llegar al otro lado de la cinta amarilla. Y, fue un grito, un pequeño grito, que parecía nada, pero que se convirtió en una queja ... Los animales se habían comido la mitad de un cadáver. Lo que entendí en mi pesadilla fue que el cadáver había sido descubierto el día anterior, pero que no había sido protegido y que los animales salvajes, un pequeño tigre o, más bien, un gran gato salvaje se había comido la mitad del cuerpo. Y todos los azules y blancos que decían, los procedimientos, el protocolo, los procedimientos, el protocolo, los procedimientos, el protocolo, como una canción funeraria repetitiva. Y las mujeres llorando, haciendo señales de la cruz, increpando a los azules y los blancos que se escondían detrás de la cinta de la "escena del crimen". Aquella que se parecía cada vez más a la jefa trató de calmar a los que gritaban más fuerte.

 

Luego, hay una especie de vacío, y me encuentro con el mismo grupo un poco más arriba en la colina. Los hombres tienen púas de hierro, como si fuese bastón de caminar con una ruleta arriba, que plantan incansablemente dentro del suelo, las retiran y sienten la punta sin detenerse. Otros con machetes recortan los arbustos para abrir caminos a través de la vegetación.


Intrigado, me acerco a ellos, para preguntarles qué sienten. Uno de ellos, un poco más fornido, respondió con una sonrisa: "¡Muerte! ". "Cuando apesta a muerte, estás seguro de que hay un cadáver enterrado debajo, o dos, o tres, o cuatro. Eso es lo que dirán los azules y los blancos, mañana, en dos días, en un mes, en un año. Al ritmo que trabajan ... ".


Llegan los azules, siempre acompañados por hombres en armas, ponen franjas amarillas “escenas del crimen” para delimitar otro perímetro. Dos policías con perros que huelen, confirman 5 fosas nuevas. Los perros son hermosos, un spaniel y un pastor belga. Son llenos de vida, lo que contrasta con la atmósfera de muerte que reina. Y luego el olor de la muerte que sale de todas partes, desde la fosa a cielo abierto, pero también desde arriba, empujado por el viento que agita el olor de otras fosas.


Y el grupo de mujeres, con algunos hombres armados con barras, las plantan y las plantan. Cuando el suelo es suave, la barra se hunde profundamente. Van a buscar otra barra, para ir más profundo. Y ellos huelen, huelen, la muerte. Y cuando huele a muerte, parecen, por un segundo, felices, felices de haber encontrado, felices de haber ganado a los azules que no buscan, que no encuentran, que solo vienen a confirmar lo que ellos han encontrado.

 

Entonces se ama más a los perros, que parecen jugar, divertirse, pero también que entienden, ¡todo! Se apegan a su amo, se dejan acariciar, a veces parecen horrorizados. Uno de los hombres acaba de encontrar una nueva fosa, se persigna rápidamente, como para protegerse a sí mismo, o como una señal de respeto por el muerto, o los muertos.


¡Todo el mundo está sentado, esperando Dios sabe qué! Esta parte de la pesadilla es más confusa. Hay muchas personas que se besan o, más bien, quieren besarse, se abrazan, pero cuando llega el momento de abrazarse, siempre hay uno que pasa a través del otro, como si no estuviera hecho de carne, sino simplemente una imagen, una representación, un poco como un fantasma. Y yo, yo asisto a todo esto, con una mezcla de miedo y horror.


La pesadilla termina un poco extrañamente. Me encuentro en la ciudad sin niebla. Un convoy de carros blindados lo cruza a toda velocidad, con luces azules intermitentes y sirenas encendidas.
 

Ciudad de México, 8 de marzo de 2019, 40,000 desaparecidos, tal vez 100,000, a menos que sea aún más.

Share on Facebook
Please reload

Siga

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Procurar por tags
Please reload

Arquivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

CONTACT